1/10/16

fin de semana intenso 6 - Los Mallos de Riglos

Después de bordear el rio Gallego y comer en Murillo de Gallego llegamos a Riglos.
La visión de este conjunto de peñas con el pueblo en su ladera, es de lo más impresionante que puedas ver.
 Ninguna foto hace justicia a la sensación de verlo allí mismo.

 La belleza del paisaje es casi embriagadora.
 Los buitres y otras aves de presa se pueden observar a cortísima distancia entre las peñas.
Un verdadero paraiso de los escladores.
 Tamara aficionándose a la escalada.
Nos costó abandonar este bellísimo enclave y aún estuvimos un rato tonando algo en una terraza y viendo como se manejaban los escaladores en las paredes.